El Nombre y el Logo de una marca son su firma, lo que la hace visible y reconocible, y lo que más perdura en el tiempo.

Su identidad es fundamental para reconocerla y diferenciarse del resto.

Debe transmitir en la forma más sintética posible no solo el tipo de producto o servicio que representa sino su personalidad, espíritu y estilo.